Wednesday, October 17, 2007

LIBERACIÓN DE EGIPTO EN NOMBRE DEL PACTO DE DIOS CON ABRAHAM

IBERACIÓN DE EGIPTO EN NOMBRE DEL
PACTO DE DIOS CON ABRAHAM

En el Monte Sinaí, el pacto que Dios hizo con Abraham fue hecho con las doce tribus de Jacob, los hijos de Israel. En Éxodo 19:1,3 está escrito:

"En el mes tercero de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mismo día llegaron al desierto de Sinaí… Y Moisés subió a Dios; y el Señor lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel."

Dios sacó a los hijos de Israel de Egipto por causa del pacto que Él había hecho con Abraham. En Génesis 15:13-14 está escrito:

"Entonces el Señor dijo a Abram: ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza."

Dios llamó a Moisés en nombre del pacto que Dios hizo con Abraham. En Éxodo 2:23-25 está escrito:

"Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios."

Moisés liberó a los hijos de Israel de Egipto por la poderosa mano de Dios. Después de que Dios liberase a los hijos de Israel de Egipto y de la servidumbre de Faraón, Dios instruyó a Moisés que llevase a los hijos de Israel al Monte Sinaí. En Éxodo 3:1, 11-12 está escrito:

"Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios…Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado; cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios en este monte."

En Éxodo 19:1-3, Moisés trajo a la casa de Jacob, los hijos de Israel, al Monte Sinaí para servir a Dios.



EL PACTO DE DIOS CON ABRAHAM FUE HECHO CON EL DESCENDIENTE DE ABRAHAM EN EL MONTE SINAÍ

Mucha gente mira al pacto que Dios hizo con Abraham y la Torá que Dios hizo con los hijos de Israel en el Monte Sinaí como acontecimientos independientes y dos pactos separados. En realidad, son el mismo pacto. La distinción es que primeramente Dios hizo Su pacto sólo con Abraham y Jesús. Físicamente, la Torá que Dios dio en el Monte Sinaí fue dada a los descendientes de Abraham así como Dios había prometido (Génesis 17:7). Espiritualmente, la Torá que Dios dio en el Monte Sinaí fue dada a los creyentes en Jesús como el Mesías (Gálatas 3:29). Físicamente, la Torá que fue dada en el Monte Sinaí, no fue hecha solamente con los hijos de Israel que estaban presentes sino también con todas las generaciones futuras. En Deuteronomio 29:14-15 está escrito:

"Y no solamente con vosotros hago este pacto, y es te juramento, sino con los que están aquí presentes hoy con vosotros delante del Señor nuestro Dios, y con los que no están aquí hoy con nosotros."

Espiritualmente, la Torá que fue dada en el Monte Sinaí fue también dada a todos los que aceptan a Jesús como el Mesías. En 1ª Corintios 10:1-4 está escrito:

"Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo."

Físicamente, en el Monte Sinaí, Dios deseaba hacer de Su pueblo un Reino de Sacerdotes. En Éxodo 19:5-6 está escrito:

"Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto (el pacto que Dios hizo con Abraham), vosotros seréis mi especial tesoro, sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra. Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes, y gente santa. Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel."

Espiritualmente, Dios desea hacer de todos los creyentes una nación de sacerdotes. En 1ª Pedro 2:5, 9 está escrito:

"Vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo… Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…"

Físicamente, la Torá que fue dada en el Monte Sinaí se hizo con los descendientes de Abraham, tal y como Dios había prometido a Abraham (Génesis 17:7). En realidad, la Torá de Dios ha existido desde el principio del tiempo. La Palabra de Dios es Su Torá. Jesús es la Torá viviente (Juan 1:1-2). El árbol de la vida en el Huerto del Edén era la Torá (Proverbios 3:1, 8). La Torá, el Árbol de la Vida, será dada en el futuro para la sanidad de las naciones (Isaías 2:2-3; Revelación 22:1-2).

No comments: